La mejor forma de comenzar el día es ingerir granos antiguos, semillas, judías y arroz bien nutritivos y sustanciosos.